La antesala de sostenibilidad enfocada a la felicidad corporativa

Después de haber asesorado de manera externa y como in-house a diversas empresas en materia legal y compliance, al día de hoy, me encuentro plenamente convencida de que para que una empresa tenga la capacidad de ser sostenible, debe inevitablemente, comenzar por preocuparse, pero, sobre todo, ocuparse de sus colaboradores; quienes forjan día con día la identidad de la misma, son la cara ante clientes y proveedores e incluso los principales embajadores de la marca; pues son quienes realmente viven de manera cotidiana la realidad pura de la empresa, así como el desarrollo de la misión, visión y valores plasmado, en el mejor de los casos, en el código de ética de la organización.

Lo antes mencionado, es algo que, afortunadamente, muchas empresas a nivel mundial han comprendido en los últimos años, por lo que han comenzado a implementar políticas internas que refuerzan el bienestar de los colaboradores, e incluso, tienen como meta el llevar a cabo programas relacionados con el concepto de felicidad corporativa, que es definida por Diana Caballero, como: “Una disciplina, una habilidad posible de aprender y desarrollar. Aplicada al entorno empresarial, que trasforma la comunidad laboral en su conjunto, dotándola de un ambiente propicio para que todas las personas tengan la posibilidad de sentirse felices, dando lo mejor de sí mismas. Garantiza la eficiencia, la rentabilidad inteligente y el éxito de la organización; y además todo ello se sostiene en el tiempo”.

Esto, es clave para que desde la raíz, las empresas cuenten con una cultura sostenible auténtica y verdaderamente arraigada, la cual sirva de instrumento y canal para transmitirla a cualquier tercero con total facilidad y de manera natural, lo cual, será benéfico tanto para la organización, como para la sociedad, creando una experiencia ganar-ganar, teniendo como consecuencia que poco a poco el concepto de empresa deje de ser únicamente el de unidad económica, y se convierta también en un factor de cambio social con enorme potencial.


Para lograr el bienestar de los colaboradores implementando el concepto de felicidad corporativa, se requiere de bases respecto a ciertos aspectos organizacionales que la
mayoría de las veces no son tomadas en cuenta, yendo directamente a crear e implementar políticas innovadoras para fomentar la felicidad corporativa; tales como, por ejemplo, facilidades para programas deportivos, mentoría, coaching, etc., los cuales son sumamente enriquecedores. Sin embargo, todo esto tendrá un verdadero impacto y se sostendrá a través del tiempo, siempre y cuando se tengan las bases mencionadas que no son atendidas, ya sea por darlos por sentado o por tener la creencia que no tienen suficiente relevancia.

Por bases organizacionales, me refiero a temas tan sencillos y que pudieran parecer obvios, como, por ejemplo, la elaboración y actualización constante de un organigrama que refleje todos y cada uno de los cargos que componen la organización, con objeto de que los colaboradores tengan plena claridad de a quien pueden pedir apoyo para cada tema o necesidad en particular, lo cual, generará mayor eficiencia y productividad, pero también, un ambiente de certidumbre y formalidad que estimula incluso, el sentido de pertenencia del colaborador.

Aunado a lo interior, es imprescindible que se tengan perfectamente bien definidas las funciones y metas de cada uno de los cargos que compongan el organigrama de la organización, así como su revisión y actualización de manera periódica, pues esto será clave para que se genere un desempeño óptimo acorde con las necesidades que requiera cada área y la empresa en general a través de diversas etapas y, de esta manera, se eviten posibles conflictos en el futuro, tanto con los superiores, con los subordinados, compañeros, e incluso, entre distintas áreas.


Asimismo, es de gran valor el que haya un acercamiento directo por parte del superior inmediato o del área de recursos humanos desde el momento en que se realiza la oferta de un cargo a un futuro colaborador, así como retroalimentación constante con cierta periodicidad durante el tiempo que se encuentre en la organización. Esto, se hará respecto al detalle de qué es lo que se espera de su desempeño, tanto en sus funciones técnicas, como en el desarrollo de otras fortalezas como, por ejemplo, soft skills, las cuales son sumamente valiosas para potencializar sus funciones.


Los procesos son de gran ayuda para que los colaboradores perciban que existe una estructura sólida que los respalda para tener las herramientas necesarias y desarrollar al máximo su potencial y eficiencia, evitando confusión, retrasos y saturación, lo cual puede llegar a generar desde agotamiento, hasta deserción. Dichos procesos tienen que estar adaptados a la dinámica, capacidad y metas a corto y largo plazo de cada empresa, pero, sobre todo, ser comunicados de manera clara a cada colaborador y llevarse a cabo en la práctica.


Por último, hago referencia a un aspecto básico para generar y mantener la motivación en el clima laboral de la empresa, y se trata de tener respeto y dar igual importancia a todas las áreas y cargos, lo cual, debe fomentarse desde la alta dirección. Sin importar la industria o el tipo de producto o servicio, es indispensable transmitir y hacer saber de manera constante a todos y cada uno de los colaboradores, el gran valor que tiene su trabajo, así como las metas de la organización más allá de lo financiero, con objeto de inspirar y evitar la enajenación del día a día, fomentando así la innovación y crecimiento a nivel individual y, en consecuencia, a nivel empresarial.


Una vez que las bases mencionadas se implementen y se encuentren realmente sólidas, es que se tendrán las condiciones idóneas para llevar a cabo iniciativas que generan la felicidad corporativa y la sostenibilidad a nivel social en los colaboradores, generando un impacto positivo y enriquecedor. De lo contrario, dichas iniciativas no podrán sostenerse a través del tiempo, sirviendo únicamente como apariencia ante terceros durante un periodo corto, sin lograr el objetivo importante y verdadero, que es el bienestar de los colaboradores y, como consecuencia, la felicidad corporativa.

Un comentario sobre "La antesala de sostenibilidad enfocada a la felicidad corporativa"

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s